miércoles, 4 de mayo de 2011



Entro al depósito de la biblioteca,

como al del tanatorio.

Los libros son bloques de mármol,

cortan mis dedos.

Sangre de gotas como uvas

cae.

La temperatura a la que arden

los espermatozoides.

El ácido ascórbico humea

y desaparece por calor el RNA.

Perdón, el ARN.

La genética no encuentra

pareja de baile.

Siembra desesperanza,

Y se quema.

2 comentarios:

  1. Huele a páginas empapadas en formol desde antes de entrar a tu blog

    ResponderEliminar
  2. A veces eres Dios.
    Lo gracioso es que no lo sabes.

    ResponderEliminar